REFLEXIÓN SOBRE LA ORACIÓN.

Buscar este blog

Cargando...

domingo, 21 de agosto de 2016

ORACIÓN POR LOS HIJOS Y POR LA FE...


Señor, enséñame entender a mis hijos para poner atención pacientemente a lo 

que me tienen que decir; responder a todas sus preguntas resolver todas sus 

dudas. No me dejes contradecirlos ni interrumpirlos, haz que sea yo tan cortés 

con ellos como me gustaría también que fueran conmigo.

Gracias Señor por el día de hoy.

Gracias por la familia que me has dado, por mis amigos, verdaderos hermanos 


de la vida, por mi trabajo y sobre todo por tu presencia en mi vida.

Cuida a mis hijos y protégelos contra todo mal, con tu inmenso poder e infinita 


bondad.
Ayúdame a que nunca me ría de sus errores o los ridiculice cuando crea que 

no me siento satisfecho con lo que hacen. Haz que nunca los castigue por 

satisfacción egoísta o nada más por demostrarles mi fuerza; no me dejes 

inducir a mi criatura a robar o a mentir...
Y guíame de hora en hora para que pueda demostrar con todo lo que diga o 

haga, que la honradez causa felicidad reduce la crueldad y el egoísmo que 

llevo en mi sangre, y cuando yo pierda la cabeza corten mi lengua para que 

no ofenda a nadie.
Que siempre yo en mi mente que mis niños y que no debo esperar de ellos 

el buen juicio de los adultos. No me dejes robarle la oportunidad de hallar 

su felicidad y de hacer sus propias decisiones.


Dame la grandeza de concederles lo que me pidan si es razonable, el valor 

para negarles los privilegios que sepa yo que les harían daño.
Hazme ser justiciero, bondadoso y digno.

i Dios yo no puedo estar en cada lugar por donde mi hijo camina, 

para avisarle si hay peligro o no, pero tu estas con él y todo está 

bajo tu absoluto control.

Yo soy incapaz de conocer lo que está haciendo, pero nada se 


escapa de tu soberanía.

Te pido por favor, que solo en ti busque refugio y no en las malas 


compañías, ni en los vicios.

Que nunca se aparte de ti y que tu misericordia se renueve sobre 


su vida cada mañana.

Señor camina por mi casa y por favor llévate cualquier tristeza, 


preocupación, dolor o enfermedad. Con tu santo manto protege 

a mi familia y aleja a todo aquel que quiera perjudicarnos o quitarnos 

la tranquilidad. Líbranos de los malos ojos, la envidia y la maldad.


La Fe hace las cosas posibles, el amor las hace simples.

Nunca te olvides que  en la vida necesitamos de dos cosas esenciales: 


Fe para alcanzar nuestros sueños y sobreponernos a los problemas,  

y amor para tener un propósito por el cual vivir y por el cuál tener fé.

No le pidas deseos a las estrellas, pídeselos a Aquel que las creó.

La Fe en Dios, es ese puente entre donde estoy ahora y el lugar donde 


Dios me lleva...


 FE es confiar en DIOS totalmente, aun cuando no entiendas el plan 


que Él tiene preparado para ti.

Creer en Dios es tener fe en que Él todo lo puede...

Amar a Dios es agradecerle por todo lo que nos entrega...


Seguir a Dios es entregar todo nuestro amor, sin esperar nada a 


cambio...


viernes, 5 de agosto de 2016

ORACIÓN POR TODOS LOS NIÑOS DESAMPARADOS DEL MUNDO, QUE SOLO HAN CONOCIDO DE TRISTEZA, ABANDONO Y SOLEDAD...


Solo Tu Señor, Dios creador solo Tú respóndeme, por favor...¿Dónde quedaron 
las risas celestiales de los infantes? Sus lagrimitas corren por sus mejillas 
¿Adónde se fueron los juegos? Ahora se ven trabajando por las calles 
¿En qué momento el mayor perdió el pudor? Su corazón se endureció, 
sus sentimientos se oscurecieron, su razón de vida cambió, todo gira 
alrededor de apoderarse de bienes materiales.

Aún no entiendo ¿por qué tantos atropellos? Son pequeños pétalos 
indefensos, sus ramas son débiles no pueden sostenerse solas, sus 
raíces aún no han crecido y las cortan sin ningún remordimiento…
Les roban sus sueños, el brillo de sus ojos sé opaca, sus manitas las 
mueven de miedo, no saben a donde ir, ni a quien acudir, porque sus 
padres, sus protectores, son los causantes de la cicatriz en sus cerebros, 
no entienden y se preguntan ¿por qué?, yo tampoco entiendo el porqué 
Señor, ¡respóndeme, por favor!...
No pueden gritar, golpear, morder ni arañar… ¡Oh Señor!… Dime un ¿por qué? 
Sí solo por un instante todos los niños del mundo rieran sus manitas 
aplaudieran, el resplandor de paz alegría y amor recubriría al planeta tierra.

Muchos corazones lloran en silencio al ver la crueldad con estos pequeños… 
¿En qué puedo ayudar?, ¿cómo puedo aportar?, dime ¿qué granito de arena 
puedo brindar? Se escondió para siempre el ser humano... dejo de ser humano, 
porque perdió la lastima y se esfumó su poca conciencia, bondad y amor…

Este ser humano es casi una plaga, explota el planeta, maltrata y mata vilmente 
a los animales, abandona sus hijos, traiciona el amor, debilita el oxígeno, 
golpea, viola, acaba con el futuro de los niños...Dios solo Tu puedes cambiar la 
mentalidad  de esta gente mal intencionada y negativa que solo le importa 
hacer el mal...

Gracias Dios porque mi niñez fue de lo mas sana feliz y apacible, gracias a Ti, 
tengo unos excelentes padres. Te ruego por los pequeños que no obtuvieron 
la misma suerte, dale una esperanza de vida a todos aquellos que no sienten 
caricias besos ni abrazos porque la guerra les arrebato sus seres queridos…
Envíales un ángel que los cuide mientras están solitos y un hada madrina que 
les lea cuentos mientras duermen, que la presencia Divina de Tu amor  invada 
sus camitas y sientan un abrazo y un hasta mañana que llene su corazón de 
amor y paz…
Te imploro que el dolor de cáncer y sida desaparezca de sus frágiles cuerpos…

Señor escucha esta oración ten piedad y misericordia por todos los niños que 
aguantan hambre, que soportan enfermedades, o con su cuerpecito amoratado 
de golpes…Por todos aquellos que han perdido la ternura, el amor y la razón y 
se han convertido en seres del demonio y sin control...
Padre Celestial, Con fe, pedimos por la felicidad de cada niño, que  hasta hoy 
solo ha conocido de tristezas y abandono...

Felicidades y bendiciones a todos los niños del mundo...

jueves, 7 de julio de 2016

LA IMPORTANCIA DE ORAR POR EL HOGAR, LA FAMILIA Y EL TRABAJO....


Padre Celestial, al entrar en mi lugar de trabajo, deseo invocar Tu Presencia.
Para darte gracias por este nuevo día. Te pido Tu paz, Tu gracia, Tu misericordia y Tu orden perfecto para esta oficina.
Te pido que bendigas todo lo que hable, piense, decida y haga dentro de estas paredes.
Bendice mis proyectos, ideas y todo lo que realice, para que aún mis más pequeños logros sean testimonio de tu gloria.
Bendice, Señor, a mis jefes, compañeros, clientes, y a todas las personas que este día se relacionen conmigo. Renueva mis fuerzas para hacer mi trabajo de la mejor forma posible.
En este día te pido, Señor, un corazón generoso para atender con amabilidad a todas las personas y no ser indiferente a sus necesidades.
Ojos para descubrir lo mejor en los que me rodean.
¿Una boca que sonría con frecuencia, que diga frases optimistas y que enmudezca para los rumores y palabras ofensivas
Dos manos que trabajen honradamente y con entusiasmo, para satisfacer las necesidades de mi familia y mías.
Mente abierta a todas las ideas, para pensar bien de los demás y entender sin prejuicios a los que piensen distinto a mí.
Especialmente, Señor, dame una fe profunda para creer en Tu palabra y una voluntad decidida para actuar correctamente y hacer el bien.
Señor, cuando esté confundido (a) guíame, cuando me sienta débil, fortaléceme, cuando esté cansado (a) lléname con la luz del Espíritu Santo.
Te pido que en este día el trabajo que haga y la manera cómo lo haga, esté de acuerdo con Tu palabra y Tus mandamientos. </li></ul>
Y te pido, Señor, que cuando termine mi trabajo de hoy, me conduzcas con seguridad hasta mi destino.
Bendice a mi familia y cúbrela con tu preciosa sangre, cuida mi hogar para que todas mis cosas estén como las dejé cuando salí de casa.
Señor, te agradezco por todo lo que has hecho en mi vida, lo que haces y lo que harás.
En el nombre de Jesús, te doy las gracias por los dones con que me bendecirás el día de hoy. Ayúdame a usarlos con responsabilidad en Tu honor. 


Amén.
Comparte esta preciosa oración con tus compañeros de trabajo y sé tu mismo una bendición, enviándola a aquellos que puedan estar más necesitados de una oración.
Recuerda: Ora con fe, trabaja con entusiasmo y vive con alegría...
¡Que Dios te bendiga con abundancia en este día con …! Esperanza, Fe y Caridad

lunes, 30 de mayo de 2016

EXPERIMENTA LA SANIDAD Y EL AMOR TOTAL Y PROFUNDA DE DIOS EN TI, A TRAVÉS DE LA ORACIÓN...



Una vez acompañé a alguien que en todo lo que se le quería hacer en cuanto a terapias decía: no puedo, no, no me sirve. Y le dije: tus palabras son las que te hacen enfermar.

Muchas personas que tienen temores profundizan aún su temor por palabras como: “tengo miedo”, “no puedo”, “¿qué pensarán los demás de mí?”. Este temor, este miedo, es algo que confrontan los monjes con unas palabras de la Biblia: “el Señor está dentro de mí, yo no tengo temor; ¿qué me pueden hacer los seres humanos?”.

El  lugar donde podemos experimentar la sanación es la oración. Ningún evangelista ha escrito tanto sobre la oración de Jesús como Lucas. Jesús ora antes de cualquier decisión importante. Jesús reza cuando hay las tentaciones, Jesús reza antes de la pasión, incluso reza en la cruz.

La oración le ayuda a superar la pasión. Lucas, al describir a Jesús orando, siempre nos tiene a nosotros como cristianos en la mira. La oración es el lugar donde nos adentramos al modo de pensar de Jesús; donde nos llena su espíritu, donde experimentamos la fuerza sanadora de Jesús que cura nuestras heridas.

Si en la oración le elevamos nuestra verdad a Dios, entonces podemos liberarnos de patrones de vida neuróticos. Nuestras enfermedades físicas también podrán ser curadas. No obstante, la oración no es garantía alguna. A final de cuentas siempre se trata de que se haga la voluntad de Dios.

En la oración nos damos cuenta de cuáles son las raíces de nuestras enfermedades. Y si las elevamos a Dios, se puede dar la sanación a profundidad.

La oración es distinta a la terapia, aunque tiene efecto terapéutico. El objetivo de la oración es que dentro de mí descubra yo el espacio en el cual Dios reside dentro de mí, allá donde reside Dios, dentro de mí, estoy sano, estoy entero. Y en este espacio interno del silencio, las personas con sus juicios, con sus expectativas, no tienen acceso.

Tampoco mis opiniones negativas, mis miedos, mis sentimientos de culpa, tampoco tienen acceso.

Les comparto algunos ejemplos de esto. En el tiempo del adviento, se trata de que entremos en contacto con nuestra añoranza interior.

En la época actual hay muchas adicciones: numerosas personas sufren anorexia, drogadicción, o adicción al juego o al trabajo. La adicción siempre es por una añoranza que no quisimos reconocer.

Hace unos años, un médico de una clínica de Suiza me invitó a impartir una conferencia sobre adicciones y a hacer una ponencia sobre convertir la adicción en añoranza. El había visto que la adicción no sólo se podía combatir con disciplina o terapia de comportamiento; sino sólo si se vuelve a convertir en añoranza.

La añoranza es la búsqueda de Dios en nuestra vida. En la añoranza, Dios dejó su rastro en mi corazón. Y si entro en contacto con la añoranza, puedo decir que sí a mi vida, a mi mediocridad, porque ni la vida, ni el trabajo, ni las relaciones tienen esa carga de tener que cumplir con mis expectativas de mi añoranza.

Únicamente Dios mismo puede cumplir esta añoranza. Si sé que en mí hay algo que está más allá de este mundo, entonces puedo aceptar mi propia fragilidad, mi mediocridad.

La Navidad no es sólo una fiesta mística, sino a la vez es una fiesta terapéutica. Celebramos el nacimiento de Dios también en nuestra alma.


SEÑOR, cuando me sienta confundido guíame, cuando me sienta débil, fortaléceme. Bendíceme con Tu Espíritu.

Señor sin ti nada soy, por ti soy lo que soy y gracias a ti dos tesoros tengo, la salud y mi familia.
Gracias Dios por todo lo que me has dado, gracias por no soltar mi mano y mantenerme a tu lado contra vientos y marea.
 Dios celebra un nuevo inicio con nosotros.

Autor: Anselm Grün


SEÑOR JESÚS, Tu que tienes el control de mi vida y de todas mis cosas, Pido Tu ayuda, por sanidad y fortaleza, para no decaer en la fe por Tu amor, bondad y poder... 
Señor sin ti nada soy, por ti soy lo que soy y gracias a ti dos tesoros tengo, la salud y mi familia.
Gracias Dios por todo lo que me has dado, por no soltar mi mano y mantenerme a tu lado colmando de bendiciones mi vida, la de mi familia y de todos quienes creen en Ti...

BENDICIONES a todos y en todo momento confíen en Dios...

jueves, 5 de mayo de 2016

MADRE DIJE UNA ORACIÓN Y LE PEDÍ A DIOS POS TU SANIDAD , BENDICIONES Y FELICIDAD...


Señor nuestro que estás en cielo; cuida a cada madre del mundo, dale la fe y la sabiduría a cada momento preciso, más no dejes que derrame lágrimas de dolor sino por el contrario, haz un instrumento de ella; más no un títere de los demás. Siempre siembra en ella la bondad, la humildad y el amor, consuela su aflicción más de ser posible llénala de salud, y paz interior trabajo de ser requerido; aligera su carga de trabajo en casa, hazla amiga del tiempo, más no su enemiga. Cura sus enfermedades y regálale muchas alegrías, líbrala del odio y el rencor, más Señor, bendícela a cada minuto del día y de la noche, haz que perdone si fue ofendida; para que la tengas en tus manos de misericordia.
Padre Divino creador del universo, el amor y la vida...Tu que creaste el ángel más maravilloso para entregar amor aquí en la tierra, ese ser maravilloso llamado mamá...Hoy te pido por cada una de ellas, especialmente por quienes se encuentran afectadas de mala salud...Sólo tu mi Dios, con Tu amor, bondad y poder sanas toda enfermedad y le das paz y felicidad a quienes creen y tienen fe en Ti y cubres con Tu amor.


FELICIDADES Y BENDICIONES A CADA MADRE DE ESTE UNIVERSO... 

Mamá, dije una oración por ti...
Dije una oración por ti hoy:  Y se que Dios debió haberla escuchado, pues sentí la respuesta en mi corazón, aunque no me habló.
No le pedí fortuna ni fama, (sabía que eso no te importaría).
Le pedí que te enviara tesoros, de los que duran para siempre; Le pedí que estuviera cerca de ti, al comenzar cada día.


Que te bendijera te diera salud,  amigos(as) que te amen y  que caminen contigo,
También le pedí felicidad en las cosas chicas y grandes.
Pero sobre todo que no te aparte de su gran AMOR DIVINO .
¡SE FELIZ DIOS TE AMA!...ERES LA MÁS BELLA BENDICIÓN...

sábado, 26 de marzo de 2016

¿CUÁNTAS VECES HAS PEDIDO A DIOS, QUE HABLE A TU CORAZÓN?...TEN FE Y RECIBE LO QUE DIOS TIENE PARA TI...


Para Dios cualquier cosa es posible, si le pide ayuda Él guiará tus pasos por senderos seguros, Él protegerá tu hogar, tu familia y a todo quienes pongas en oración...
Dios habla a tu corazón a través de tus oraciones, a través de mensajes, a través de las personas...Dios usa distintas formas para llegar hasta ti...
Ten fe y recibe lo que el Señor, tiene para ti...
¿Cuántas veces le has pedido que responda tus plegarias?...
¿Cuántas veces has esperado que hable a tu corazón?...Abre tu corazón a Dios 
y Él responderá a tus peticiones...

Queridos hijos...
Los amo, los bendigo, los perdono y les pido que se acerquen a Mi.
Entréguenme sus sufrimientos, sus sueños, su incertidumbre y también sus alegrías.
Compartan conmigo sus inquietudes...Yo escucharé sus palabras y tal cual les prometí...Jamás los abandonaré.
Queridos hijos...
Llegó el tiempo de reflexionar y de preguntarse...¿A dónde quieren ir?...
El planeta Tierra es el paraíso hermoso que Yo les entregué.
Cuídalo, disfrútenlo, no se ataquen los unos a los otros porque todos ustedes son hermanos, son Mis hijos, y Yo les otorgué los mismos derechos, bendiciones y amor incondicional a todos ustedes.
Queridos hijos...
Todavía están a tiempo de recuperar el paraíso perdido.
Empiecen hoy, por aceptar que son seres de luz, hechos para amar y dotados para hacer el bien.
Queridos hijos...
Acérquense a Mi, para recibir Mi luz, Mi amor y Mis bendiciones.
Os amo con el corazón y sufro por su obstinación de no aceptarme en sus vidas como su guía y redentor...
Conozco tus miedos, conozco tus problemas, conozco tus sueños, conozco tus tristezas...Solo cree, ten fe  y se paciente, que Yo trabajo en mis tiempos para ti...
Jesús...
Deja la pena a un lado y mira hacia adelante de manera positiva a la vida, ora a Dios y te ayudará en todas las cosas que tú le pidas para ser feliz...
Alguna vez todos hemos cometido pecados, algunos son más graves y otros más pequeños, pero eso no significa que estemos perdidos, cree en Jesucristo, arrepiéntete de verdad y podrás sentir esa paz que necesita tu vida...
Cree en Dios, y aún cuando las cosas vayan muy mal todo tendrá una solución para ti gracias  Dios...
Dios sacrificó su vida por cada uno de nosotros, en murió en una cruz y nos ha redimido del pecado, ama a Cristo y podrás encontrar la paz y el objetivo que buscas en tu vida para ser feliz y para tener una vida después de la muerte...Una vida con Dios...

Has que Dios se sienta orgulloso cada vez que tú ayudas a un hermano, eso te ayudará a encontrar el camino hacia la salvación...
Cuando sientas que ya no tienes fuerzas en tu cuerpo, ruega a Dios que te brinde su ayuda y encontraras las fuerzas que requieres para salir triunfante...
Dios sea de bendición en tu corazón, en tu hogar, en tu familia...

viernes, 4 de marzo de 2016

CUANDO NADA TE RESULTA, CUANDO YA HAS TOCADO FONDO Y LA TRISTEZA TE ABRAZA...AHÍ ESTÁ DIOS PARA SACARTE DEL FONDO Y DARLE FELICIDAD A TU CORAZÓN...SOLO TEN FE...


No permitas que tu corazón se atormente, confía en DIOS, entrégale a Él todo lo que te preocupa y déjalo en sus manos. ¡Dios puede hacer todo, menos fallarte!
Eterno Dios y Padre tu presencia anhelamos en este lugar, sabemos que tú quieres acercarte a nosotros. Señor que podamos en este momento quitarnos todo ese peso, esa carga, esas ataduras, esos nudos, que no dejan que entremos en esa relación íntima contigo. Que tú puedas removerlos de nuestro corazón, de nuestras vidas. Ciertamente como Moisés, la orden que tú le diste fue que él lo hiciera, quítate las sandalias. Nosotros queremos Señor en este momento quitarnos aquello que nos estorba para entrar en comunión íntima contigo.



Y queremos pedirte amado Dios, que nos hagas sensibles a tu presencia, te ruego en el nombre de Jesús que veas la disposición de cada corazón, sabemos Señor que aquí hay corazones más que dispuestos para cumplir con la misión que les tienes encomendada. Quizás no han visto a fondo la visión, pero hoy quieren descalzarse en tu presencia, desnudar su corazón para que el poder de tu Espíritu Santo pueda llenarlos, y puedan entender las maravillas de tu gracia.

Ahí en tu lugar empieza a pensar, empieza a meditar qué cosas, cuál es el anhelo más grande de tu corazón. Cuál es el sueño más grande de tu vida. Quizá como tienes un corazón limpio le has estado diciendo a Dios: Señor ahora dame una visión, y si te place dame una misión; y a lo mejor has caminado como diciéndole a Dios, no entiendo lo que me quieres decir. Y entonces el Señor dice: es que necesito que te acerques más, pero tienes que quitarte el calzado de tus pies. Tienes que humillarte, tienes que bajarte del nivel donde estás.


Tienes que ser como un niño, porque si no eres como un niño no entrarás en mi reino. Y Dios te está diciendo a ti en este momento: he estado preparando la propia zarza personal en la cual vas a tener un encuentro específico conmigo, y en la cual ratificaré el deseo más profundo que tienes en tu corazón para que lo logres. Pero quítate las sandalias...

Evy Rivera.
Con Dios nada es imposible, todo lo podemos alcanzar.
Con Dios podemos alcanzarlo todo y mucho más de lo que imaginamos.
Con Dios podemos hacer realidad todos nuestros sueños, metas, planes, propósitos y aspiraciones.


Con Dios encontraremos la fuerza, la valentía, el coraje para seguir hacia adelante y poder salir de situaciones penosas.
Con Dios podemos alcanzar la paz que necesitamos para sentirnos verdaderamente realizados y felices.
Con Dios no hay imposibles, todo lo podemos alcanzar.
Confía en Dios. Buenas cosas vienen para aquellos que creen, cosas mejores vienen para aquellos que son pacientes, pero las mejores cosas vienen para aquellos que no se rinden.
Cuanto comprendes que Dios está contigo ya no importa quien está contra ti...