REFLEXIÓN SOBRE LA ORACIÓN.

Buscar este blog

miércoles, 11 de noviembre de 2015

LA ORACIÓN A DIOS ES PAZ AL ALMA Y ENVUELVE LA VIDA EN LO ESPIRITUAL, EN AMOR A DIOS Y A LOS DEMÁS...


El silencio del alma...
Recuerda, los silencios mantienen los secretos, por tanto, el sonido más dulce es el sonido del silencio.
Esa es la canción del alma, algunos escuchan el silencio en la oración, otros cantan la canción en su trabajo, algunos buscan los secretos en la contemplación tranquila.
Cuando se alcanza la maestría o se experimenta, los sonidos del mundo pueden apagarse, las distracciones aquietarse. Toda la vida se convierte en meditación.
Todo en la vida es una meditación, en la que contemplas lo Divino y experimentando de esta manera, todo en la vida está bendito. Ya no hay lucha ni dolor ni preocupación. Sólo hay experiencia.
Respira en cada flor, vuela con cada pájaro, encuentra belleza y sabiduría puesto que la sabiduría se encuentra en todos los sitios donde se forma la belleza. La belleza se forma en todas partes, no tienes que buscarla, sino que vendrá a ti.
Cuando actúas en este estado, conviertes todo lo que haces en una meditación y así, en un don, en un ofrecimiento de ti a tu alma y tu alma a El Todo.


Al lavar los platos, disfruta del calor del agua que acaricia tus manos, al preparar la cena, sientes el amor del universo que te trajo este alimento y como un regalo tuyo al preparar esta comida viertes todo el amor de tu ser.
Al respirar, respira largo y profundo, respira lenta y suavemente,respira la suave y dulce nadería de la vida, tan plena de energía, tan plena de amor. Es amor de Dios lo que estas respirando,
Respira profundamente y podrás sentirlo.Respira muy, muy profundamente y el amor te hará llorar...de alegría. Porque conociste a tu Dios y tu Dios te presentó con tu alma.
Utiliza tu vida como una meditación y todos los eventos en ésta. Camina en la vigilia, no dormido.
Muévete con perfección, no sin ella y no te detengas en la duda ni el temor, tampoco en la culpa ni en la autorrecriminación, reside en el esplendor permanente con la seguridad de que eres muy amado.
Siempre eres Uno con Dios, Siempre eres bienvenido a casa
Porque tu hogar es Mi corazón y Mío es el tuyo.
Somos todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será.


Fin Textos: Neale Donald Walsh Autor del libro “Conversaciones con Dios”

Vivímos de forma tan acelerada que nos olvidamos  elevar una plegaria al Señor, cuando la oración a Dios, envuelve nuestras vidas en lo espiritual, en amor a Dios y a los demás...
Ayúdame a decir la palabra de la verdad en la cara de los fuertes, y a no mentir para congraciarme el aplauso de los débiles. Dios Mío…
y si me das fuerzas, no quites mi raciocinio. Si me das dinero, no tomes mi felicidad,
Si me das éxito no me quites la humildad si me das humildad, no quites mi dignidad.
Ayúdame a conocer la otra cara de la imagen,
y no me dejes acusar a mis adversarios, tachándoles de traidores porque no comparten mi criterio.
Enséñame a amar a los demás como me amo a mí mismo, y a juzgarme como lo hago con los demás.

No me dejes embriagar con el éxito cuando lo logre, ni desesperarme si fracaso. Más bien, hazme siempre recordar que el fracaso es la prueba que antecede al éxito.
Enséñame que la tolerancia es el más alto grado de la fuerza y que el deseo de venganza es la primera manifestación de la debilidad.
Si me despojas del dinero, déjame la esperanza, y si me despojas del éxito, déjame la fuerza de voluntad para poder vencer el fracaso.
Si me despojas del don de la salud déjame la gracia de la fe. Si hago daño a la gente dame la fuerza de la disculpa...y si la gente me hace daño, dame la gracia del perdón y la clemencia.
No permitas que me olvide de los necesitados  y de quienes necesitan de Ti...
Dios mío... ¡ tú no te olvides de mí ! Amén si yo me olvido de ti...
Señor Tu sabes quienes necesitan de ti hoy, te pido por todos ellos implorando a Tu amor y bondad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario