REFLEXIÓN SOBRE LA ORACIÓN.

Buscar este blog

martes, 6 de septiembre de 2016

CON DIOS LO TIENES TODO...SIN DIOS NAVEGAS A LA DERIVA...


SEÑOR, cuando este confundido guíame, cuando me sienta débil, fortaléceme 


lléname con la luz del Espíritu Santo.

Al transcurrir el tiempo me he dado cuenta que la vida sin Dios  es 

absolutamente nada.
Lo he sentido profundamente en la enfermedad, en la oscuridad, estando en la 

puerta de la muerte, he podido comprobar que el ser humano sin Dios es vacío, 

es un precipicio profundo.
Aún recibiendo calor humano, caricias, besos, abrazos la vida sin Dios es nada.
Aún viendo todos nuestros sueños realizados en la vida falta Dios.
Sin Dios el sentido falta, el olfato no es perfecto, la visión es diferente, es corta.
Sin Dios tú no puedes mirar lejos, sin Dios aun cuando tú observas una flor y 

admiras su belleza te sientes vacío.
Si contemplas un paisaje de la naturaleza, suspiras y deseas estar ahí porque 

piensas que serás feliz, no es así, porque tu suspiro y ese deseo significa que 

estas vacío.
Así te encuentres en el paraíso más bello del universo, si no esta Dios contigo 

todo será vacío.
El alma desfallece cuando esta vacía, cuando nuestro espíritu, alma y cuerpo 

se enfrentan a la vida sin el amor eterno de Dios. Imagínate que estas nadando 

en medio del mar y aunque trates de salir nunca lo harás, ni encontrarás un 

lugar de reposo para contemplar el mar desde la orilla.
En esta vida realizamos muchas cosas, caminamos como robot día a día para 

conseguir lo que queremos, lo que anhelamos pero, cuando estamos solos sin 

Dios en nuestro corazón, suspiramos y meditamos en el silencio de nuestra 

habitación, es ahí cuando confirmamos que estamos vacíos, nos sentimos 

solos y a veces aun teniéndolo todo sentimos que somos nada.


¿Rendirme? No; lo siento ¡Dios está conmigo!...

No hay mejor refugio que el corazón de Dios, ni lugar más seguro que sus 


manos.

Con Dios podemos alcanzarlo todo y mucho más de lo que imaginamos.


Con Dios podemos hacer realidad todos nuestros sueños, metas, planes, 


propósitos y aspiraciones.

Con Dios encontraremos la fuerza, la valentía, el coraje para seguir hacia 


adelante y poder salir de situaciones penosas.

Con Dios podemos alcanzar la paz que necesitamos para sentirnos 


verdaderamente realizados y felices.

Con Dios no hay imposibles, todo lo podemos alcanzar.


Después de la tormenta vendrá el arcoiris, es el pacto de DIOS con nosotros. 


Él nos ama, confía plenamente en Él Y... RECIBE SU PROTECCIÓN Y 

BENDICIÓN EN TU VIDA Y EN TU HOGAR...

No hay comentarios:

Publicar un comentario