REFLEXIÓN SOBRE LA ORACIÓN.

Buscar este blog

miércoles, 31 de julio de 2013

PIENSA EN DIOS Y EN LO QUE DESEA TU CORAZÓN, DE ÉL, PARA TU INTERIOR Y TU VIDA..


Cuando vayamos a dormir, pensemos en Dios y deseémoslo; deseemos que

 siempre esté con nosotros, anhelemos que siempre podamos ver con 

nuestros ojos su gloria y bondad; recordemos como nos ha traído hasta aquí 

y agradezcamos por ello con alabanza de nuestros labios. 

Pido a Dios que ponga en su corazón ese anhelo ferviente por su presencia 

para que pueda comprender la magnitud de lo que significa estar con Él. 

Cuando nos acostemos en el silencio de nuestra habitación pensemos 

en Dios, recordemos sus hazañas y deseemos poder seguir disfrutándolo 

para siempre en nuestras vidas.



Isaías dice que buscará a Dios porque cuando Dios habla, las personas

 aprenden justicia. 

Esto lo dice un hombre que tuvo el privilegio de ser un profeta de Dios; 

un hombre al cual Dios daba palabras acerca de Israel, de otros 

pueblos, de la liberación futura, del mesías prometido y otras profecías 

brindadas por el juez que ha determinado justicia y juicio en el mundo.

Este hombre sabe lo que significa desear a Dios, sabe lo que significa 

buscarlo, y sabe que debe buscarlo porque cuando Dios habla las 

personas ven su verdad, su justicia y su luz.

Cuando comiences un nuevo día, da gracias y has una oración como 

esta, pero con tus necesidades y con lo que tu corazón desea y siente.


Buenos días, Señor.
Un nuevo día que me regalas.
Gracias con toda la fuerza
de que soy capaz.
Gracias por este nuevo amanecer.
Gracias por este nuevo empezar.
Gracias por tu presencia
que me acompañará en toda la jornada.
Quiero comenzar este nuevo día
con entusiasmo,
con alegría reestrenada,
con ilusión nueva.
Me da seguridad el saber
que Tú estas a mi lado:
en mi familia, en mis amigos,
en la gente con la que me voy a encontrar,
en mi propia persona.
Te ofrezco mi trabajo de este día.
Que mi esfuerzo sea fecundo,
sirva para la felicidad de los demás
y me ayude a encontrar mi propia paz.
Que, con mi trabajo, mi día sea un pedacito
del mundo que busco y sueño.
Ayúdame a llenarlo de entrega y amor.
Señor, que hoy viva de tal manera
que cuantos se acerquen a mi
descubran tu presencia y tu ternura.
Buenos días, Señor.

Un nuevo día que me regalas.


DIOS LES BENDIGA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario