REFLEXIÓN SOBRE LA ORACIÓN.

Buscar este blog

viernes, 26 de julio de 2013

ORACIONES POR LA FAMILIA EL HOGAR Y EL TRABAJO.


Padre amamado oramos a Ti, por nuestro hogar y
por todos aquellos que visitan este lugar de oración.
Dios Mío bendice mi casa, para que sea
el Hogar del Amor y de la Paz…
Bendice la puerta abierta como dos brazos extendidos
que dan la bienvenida.
Bendice las ventanas que dejan entrar el sol
a raudales cada mañana y por donde se asoman
las estrellas que son luces de esperanza.
Bendice los muros que nos defienden del viento,
del frío y que son nuestros amigos en las horas que pasan.
Bendice nuestra mesa y los sitios de trabajo
para que nos ayudes y el lugar de reposo
para que nos guardes.
Bendice el techo que cobija los afanes de hoy
y los sueños de mañana y que guarda para siempre
entre los vivos la memoria sagrada de los que se han ido.
Bendice la luz de la casa: la Madre, la fuerza y el aliento…
el Padre y que sean benditos los Hijos Luz y Esperanza
de ellos. Bendice los sentimientos, las ternuras,
los anhelos que florecerán en nuestras vidas.
Bendice nuestros pensamientos para que sean puros,
las palabras para que sean rectas, nuestros actos para que nos conduzcan hacia TI.
Bendice nuestras horas de paz y de silencio, para que fortalezcamos juntos nuestro espíritu.
Bendice nuestros dolores y alegrías porque
son el corazón de la familia.
Señor quédate con nosotros… en tu morada…
en nuestra casa…. Señor quédate en esta Tierna Familia…
Que la bendición llegue a cada hogar y a cada corazón de los padres, madres e hijos, para que reine la paz y el amor entre todos y en cada hogar.
Amen... 

Te doy gracias, Señor, 
porque puedo trabajar.
Bendice mis labores y las de
mis compañeros.
Danos la gracia de conocerte a través
del trabajo de todos los dí­as.
Ayúdanos a ser servidores
incansables de los demás.
Ayúdanos a hacer de nuestro
trabajo una oración.
Ayúdanos a descubrir en el trabajo
una posibilidad de construir
un mundo mejor.
Maestro, como el único que puede
saciar nuestra sed de justicia,
concédenos la gracia de liberarnos
de toda vanidad y de ser humildes.
Te doy gracias, Señor,
porque puedo trabajar. Amén."

No hay comentarios:

Publicar un comentario