REFLEXIÓN SOBRE LA ORACIÓN.

Buscar este blog

domingo, 6 de mayo de 2012

ABRO MI CORAZÓN A TI QUERIDO DIOS.

  • Señor, Si un día estuviera sofocado, preso, “harto de la vida“...
  • con deseos de desaparecer, de morir, insatisfecho conmigo mismo y con el mundo a mi alrededor ;
  • Pregúntame, si quiero cambiar la luz por las tinieblas;
  • Pregúntame, si quiero cambiar la mesa puesta, por los restos que tantos buscan en la basura;
  • Pregúntame, si quiero cambiar mis pies por una silla de ruedas;
  • Pregúntame, si quiero cambiar mi voz, por las señas;
  • Pregúntame si quiero cambiar el mundo de los sonidos por el silencio de los que no oyen nada;
  • Pregúntame, si quiero cambiar el diario que leo y después echo a la basura, por la miseria de los que van a buscarlo para hacerse con él una manta;
  • Pregúntame, si quiero cambiar mi salud, por las enfermedades de tanta gente;
  • Pregúntame, hasta cuándo no reconoceré tus bendiciones, para hacer de mi vida un himno de 
  • alabanza y gratitud y decir, todos los días, desde el fondo de mi corazón:
  • 11. GRACIAS SEÑOR POR ESTE NUEVO DÍA.

Gracias s..
View more PowerPoint from Reflexiones PowerPoint

.conocer el amor de Cristo que 

sobrepasa el conocimiento.

Nadie tiene un amor mayor que éste: 

que uno dé su vida por sus amigos.

Porque conocéis la gracia de 

nuestro SeñorJesucristo, que siendo 

rico, sin embargo por amor a 

vosotros se hizo pobre, para que 

vosotros por medio de su pobreza 

llegarais a ser ricos.

Amados, si Dios así nos amó, 

también nosotros debemos amarnos 

unos a otros.

Sed más bien amables unos con 

otros, misericordiosos, 

perdonándoos unos a otros, así 

como también Dios os perdonó en 

Cristo.

…soportándoos unos a otros y 

perdonándoos unos a otros, si 

alguno tiene queja contra otro; como 

Cristo os perdonó, así también 

hacedlo vosotros.

Porque ni aun el Hijo del Hombre 

vino para ser servido, sino para

 servir, y para dar su vida en rescate 

por muchos.

Porque para este propósito habéis 

sido llamados, pues también Cristo 

sufrió por vosotros, dejándoos

 ejemplo para que sigáis sus 
pisadas.
Pues si yo, el Señor y el Maestro, os 

lavé los pies, vosotros también 

debéis lavaros los pies unos a otros.

Porque os he dado ejemplo, para 

que como yo os he hecho, vosotros 

también hagáis.

Nosotros debemos poner nuestras

vidas por los hermanos.

Abro mi corazón a Ti, querido Dios, y permito que Tu paz llene mi ser. En Tu presencia, siento paz, serenidad, confianza y fortaleza.
Siento calma bajo Tu cuidado amoroso, querido Dios, y entrego todas mis inquietudes a Ti, sabiendo que me apoyas y sustentas en todo lo que hago.
Dios, al mantener mi corazón y mente centrados en Ti, siento que Tu paz infunde mi ser entero dándome serenidad y seguridad.
Amado Dios, Te entrego todo sentimiento de confusión. En la comodidad de Tu presencia, siento alegría y serenidad.
Dios, Tu presencia me calma y tranquiliza todo a mi alrededor dirigiéndome a un lugar de perfecta paz. Al centrarme en Tu presencia serena, dejo ir toda inquietud y me siento protegido por Tu amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario